Influenciar de verdad

No sé a ustedes, pero a mi cada vez más me sorprende el fenómeno de las redes sociales, y lo hace desde varios puntos de vista, yo que soy un amante de la comunicación, no puedo estar más fascinado por la interrelación que se logra por medio de ellas, yo que viví e hice radio participativa, sé muy bien lo mágico del contacto directo e inmediato con la audiencia, eso no tiene parangón. Por medio de las redes hoy también nos informamos, todo aquel que tenga un teléfono inteligente y esté en el momento correcto y en el lugar indicado, puede transmitir algo que puede trascender al mundo entero. Se ha creado con ellas una nueva manera de hacer publicidad, de vender, ahora existen marcas comerciales y marcas personales, que cuentan con más seguidores que la  población que tienen algunos países, artistas, deportistas, periodistas, políticos, figuras públicas, motivadores y hasta oportunistas han encontrado en las redes una nueva forma de ganarse la vida muchas veces mostrando su “ supuesta vida “.

Sin embargo, aparecen los llamados influenciadores, ellos son un grupo importante de personas que posee una audiencia significativa de seguidores y a estos últimos, les atrae un contenido que es excelente en algunos casos y en otros realmente deprimente, no soy yo quien va a catalogar de bueno o malo algo, pero que alguien se haga famoso porque pronunció mal una palabra, se cayó, se le rompió el vestido o porque exagera hasta el ridículo su orientación sexual, es allí donde yo me pregunto ¿qué está pasando con la gente?, ¿de verdad eso influye en sus vidas?   

Es muy triste ver a personas que tienen a miles de seguidores, que pasan el día montando situaciones muchas veces irreales, otras tantas sencillamente falsas y que aparentan un estado de felicidad plena, eso es simplemente absurdo, mucho más cuando ni siquiera conocen a su vecino.

Pero el problema mayor no son ellos, son sus mismos seguidores, a ver le pregunto ¿qué es un seguidor? Y  ¿que hace que siga a alguien? ¿qué le ofrece esa persona para que le siga? ¿es esa persona un modelo a seguir? ¿Qué es exactamente lo que quiero modelar?

Si usted es una persona mayor, tiene mayor capacidad de discernimiento y podrá diferenciar entre lo bueno, lo malo más allá de la popularidad, pero un joven de 12 años ¿tiene esa misma capacidad? ¿qué es lo que a él le atrae de ese influenciador? ¿es de hecho una buena influencia?

El ejemplo es la principal fuente del modelaje y este representa el 80% de la manera en la que aprenden nuestros niños, por medio de conductas que representan valores y principios arraigados, donde lo importante es el ser humano, su don de gente y no la ropa, el auto, y la cantidad de seguidores que posee, sé que es complicado entender a alguien que dice, me dejaron por un influencer, pero por mucho, tu vida real es mejor que aquella que aparentas, lo que eres es más importante que lo que muestras en tu perfil, y eso te hace humano, cercano, real y por ende seguible.

¿Quiénes son tus influenciadores?, ellos son los que inciden en tus decisiones y forma de vida, ¿a quién te quieres parecer?, que tal si empiezas a vivir tú de acuerdo a lo que haces, que tal si te conviertes en un verdadero influenciador, y comienzas contigo, Gandhi dijo “si quieres cambiar al mundo, empieza contigo”, conviértete en la persona más importante de tu vida, en tu mentor, en tu más fuerte crítico, pero también, en tu principal motivador. Sigue a alguien que te dé, que te inspire, que te aporte. Logra influenciar de verdad en ti, y síguelo a él ese si sabe lo que hace.

 

Guillermo Tell Trocóniz | El Gato

Artículo publicado el 20/10/2019 en El Diario 2001

»Enlace al Artículo Original«

Guillermo Tell

Leave a Reply

Your email address will not be published.