Derechos asertivos

   En estos días, en el marco de una certificación de Inteligencia Emocional, nos topamos con una clase estupenda, la cual tal como lo había anunciado nuestro Master, nos cambiaria la forma de ver la vida de una manera importante. El nos presento un listado con 19 derechos asertivos y en efecto, luego de una jornada deliciosa de debate pudimos abordar, ver y entender estos derechos, hoy tan solo abordaremos algunos pocos con la promesa de presentártelos todos en próximas entregas.

   Pero ¿qué es la asertividad? Debemos comenzar por allí, y no es otra cosa que comunicarme y defender mis derechos, opiniones y actos de una forma honesta conmigo de manera no agresiva ni sumisa y respetando a los demás. Partiendo de eso, vamos con algunos:

 Derecho al respeto y la dignidad:

Este pareciera está más que claro, algunos lo considerarían hasta un Perogrullo pero no, no es así, hay quienes viven en relaciones donde no son respetados , donde su dignidad es constantemente pisoteada, no pueden desarrollar su vida personal, están sometidos a la indiferencia o al bulling, sus superiores en la empresa, pareja e incluso hijos asumen que tienen un poder sobre ellos, pero ¿quién les da ese poder? recuerda, tienes derecho a que te respeten y a vivir dignamente, pero eres tú quien de manera asertiva lo haces cumplir.

 Derecho a decidir si nos comportamos según las expectativas y deseos de los otros o si actuamos según nuestros intereses, siempre que no violemos los ajeno:

              Cuántas veces ha usted escuchado “ debes ser abogado como todos en la familia” “ Los González somos así” “ Mijaa te vas a quedar para vestir santos “ y un largo etc. cuando el entorno, familia, sociedad, religión, pareja tienen una expectativa o asumen que tú debes hacer, comportarte de tal o cual manera, pues bien ¡ tienes derecho a no hacerlo!, puedes , es más DEBES actuar según tus intereses, TU BIENESTAR, siempre y cuando no violes un derecho ajeno.

Derecho a pedir sabiendo que el otro puede decir no:

   Este es muy importante, ya que no todos lo que quieres te será dado, si pides desde el respeto, es posible que el otro también desde el respeto pueda negarse, puedes ser madre, padre, esposa, etc, pero tu derecho a pedir que es válido, muy válido diría yo, no siempre viene de la mano de una respuesta positiva a tu petitorio.

Derecho a establecer nuestras prioridades y a tomar nuestras propias decisiones:

   Tus acciones denotan tus prioridades, tú sabes que es o no importante para ti por el tiempo que le dedicas a eso en particular, ahora bien, tú decides que es prioritario para ti y eso es tu derecho, ¡los hijos podrán pensar otra cosa si tienes una nueva pareja!, ¡tu esposo no sabrá que decirte cuando le digas que empiezas a trabajar!, ¡tienes derecho a priorizar y a decidir qué hacer con tu vida!

Derecho a cambiar de opinión:

Tal como reza, si hoy piensas algo, tienes derecho a cambiar tu manera de pensar, así ello vaya en contra de lo que ya habías establecido, ¡hijo no vas a la fiesta!, ¡no estoy de acuerdo con lo de tu viaje!, ¡no me quiero ir del país!, tú tienes derecho a cambiar de opinión.

Derecho y obligación de ser feliz:

Ya imaginaras porque lo deje en último lugar, y quiero empezar diciendo que si lees con detenimiento cada uno de los derechos, te percataras que hay tres elementos que se repiten en ellos, UNO son una decisión personalísima, nadie más que tú puede exigirlos, defenderlos y ponerlos en práctica DOS no afectan a los demás, ellos si de verdad me aman terminaran entendiendo mis decisiones y TRES es por mi bienestar, así es para que yo esté bien conmigo mismo. Por todo esto, tienes no solo un derecho, tienes la obligación contigo mismo de ser feliz, nada ni nadie, ni siquiera tú debe hacerte infeliz, es tu vida, llena de altos y bajos, de risas y lágrimas, llena de todo aquello que le has colocado, llena de ti, es tu vida y tú tienes el derecho a vivirla bajo tus propias reglas.

Guillermo Tell

Leave a Reply

Your email address will not be published.